taciturno
No es necesario tener esperanza para luchar ni victorias para perseverar
Portada del sitio > Sociedad > Michel Foucault > introducción a la vida no-facista

extracto de Michel FOUCAULT, Dits et Ecrits III.

introducción a la vida no-facista

Texto difundido por la red Infokiosques

14 de noviembre de 2007, por Michel Foucault

“[...] Se podría decir que el AntiŒdipe es una Introducción a la vida no fascista.

Este arte de vivir contrario a todas las formas de fascismo, que estén instaladas o cercanas de serlo, se acompaña de una serie de principios esenciales, que resumiría del siguiente modo si debía hacer de este gran libro un manual o una guía de vida diaria:

  • libere la acción política de toda forma de paranoia unitaria y totalizante;
  • haga crecer la acción, el pensamiento y los deseos por proliferación, yuxtaposición y disyunción, que por subdivisión y jerarquización piramidal;
  • libérese de viejas categorías de lo negativo (la ley, el límite, la castración, la falta, la laguna), que el pensamiento occidental hace mucho tiempo sacraliza como forma del poder y método de acceso a la realidad.
    Prefiera lo que es positivo y múltiple, la diferencia a lo uniforme, el flujo a las unidades, las disposiciones móviles a los sistemas. Considere que lo que es productivo no es sedentario, pero nómada;
  • no piense que es necesario ser triste para ser militante, aunque la cosa que se combate es abominable. Es el vínculo del deseo a la realidad (y no su fuga en las formas de la representación) que posee una fuerza revolucionaria;
  • no use el pensamiento para dar a una práctica política un valor de verdad; ni la acción política para desacreditar un pensamiento, como si no fuera más que pura especulación. Use la práctica política como un reforzador del pensamiento, y el análisis como un multiplicador de las formas y los ámbitos de intervención de la acción política;
  • no exiga de la política que restablezca “derechos†del individuo tales como la filosofía los ha definido, el individuo es el producto del poder. Lo que es necesario, es désindividualizar por la multiplicación y el desplazamiento las distintas disposiciones. El grupo no debe ser el vínculo orgánico que une individuos jerarquizados, sino un constante generador de “désindividualisation†;
  • no caen enamorado del poder. “