taciturno
No es necesario tener esperanza para luchar ni victorias para perseverar
Portada del sitio > Teoría del caos > Breve reseña de "El fin de la certidumbres"

Breve reseña de "El fin de la certidumbres"

1ro de julio de 2008, por Larisa Bracco, M.Laura Dell’Arciprete

Epícuro fue el primero que planteó los términos del dilema al que la física moderna otorgó el peso de su autoridad. Sucesor de Demócrito, imaginaba el mundo constituido por átomos moviéndose en el vacío. Pensaba que caían todos con igual velocidad, siguiendo trayectorias paralelas. ¿Cómo podían entonces entrar en colisión? ¿Cómo la novedad -nueva combinación de átomos- podía aparecer? Para Epícuro el problema de la ciencia, de la inteligibilidad de la naturaleza, era inseparable del destino de los hombres. ¿Que podía significar la libertad humana en el mundo determinista de los átomos? escribía a Meneceo: “En cuanto al destino, que algunos ven como el amo de todo, el sabio se mofa†. En efecto, más vale aceptar el mito de los dioses que someterse al destino de lo físicos. Porque el mito nos deja la esperanza de reconciliarnos con los dioses mediante los honores que les tributamos, en tanto que el destino posee un carácter de necesidad inexorable†. A pesar de que los físicos de que habla Epícuro sean los filósofos estoicos, la cita posee una resonancia asombrosamente moderna.

¿Necesitamos acaso un pensamiento de la novedad? ¿ No es toda novedad una ilusión? (Extracto)

Word - 64 KB
Breve reseña de “El fin de las certidumbres”